©2019 by Dr. Cayo Martín. Proudly created with Wix.com

  • Instagram

Te ofrezco una visión nueva de las “técnicas de movimiento”, una visión enfocada en el equilibrio físico-psíquico,

enfocada en el crecimiento interior.

Te regalo esta joya, una Técnica TNDR.

Con la Consciencia del Cuerpo Energético en Movimiento

tienes en tu mano una herramienta para mejorar tu salud.

Algunos me preguntan cuál es mi secreto. 

MEDITACIÓN EN MOVIMIENTO

CEEM

CONSCIENCIA DEL CUERPO ENERGÉTICO EN MOVIMIENTO

La gimnasia tal y como la conocemos, así como las técnicas para mantener mente y cuerpo en forma suelen basarse en ejercicios repetitivos, aprendidos con más o menos esfuerzo donde todos los individuos deben reproducir los mismos movimientos. Y, dependiendo de los ejercicios, serán los mismos músculos los que interviene en cada sesión. Con esto reducimos inmensamente las posibilidades de movimiento del cuerpo humano.

Al poner la consciencia en el cuerpo energético obtenemos otra visión del cuerpo en movimiento, ya que no hay ejercicios que aprender, nada que repetir, no hay un esfuerzo agotador. Los movimientos salen libres, son diferentes para cada persona. Los movimientos que surgen desde este lugar son nuevos en cada instante.

Por lo tanto, con este nuevo enfoque de meditación en movimiento se favorece que experimentemos una exploración mayor de movimiento, más combinación de movimientos para llegar a todos los movimientos del cuerpo posibles. Cada movimiento nos lleva a otro movimiento, siendo diferente al anterior. De esta manera la meditación en movimiento se convierte en una técnica que restructura, que es preventiva de los desequilibrios de salud, que proporciona mayor elasticidad corporal, que es equilibrante de la psique… y todo esto en pocas sesiones.

La falta de armonía es una señal de malestar. Independientemente de la edad, del sexo y de la condición física o psíquica, cada individuo puede sacar su movimiento y éste, será armónico. Que no lo sea es una indicación de malestar.

 

Dicen que hemos cambiado de era, la cual traerá una nueva visión de las cosas, un nuevo salto evolutivo, dónde cada individuo será un ser independiente e intercomunicado con todos los demás. Siendo así cada individuo conocerá sus peculiaridades que le hacen original y, de esta forma, se integrará en una estructura social planetaria. Si es así, meditar en movimiento, poner consciencia en el cuerpo energético en movimiento forma parte de esta nueva era en la que estamos. 

 

El Cuerpo Físico y la Psique están unidos por el Cuerpo Energético. Se admite de forma general que lo físico actúa en lo psíquico y viceversa, pero no está muy claro cómo sucede esto. El Cuerpo Energético es el eslabón perdido en la medicina físico-psíquica. El Cuerpo Energético es la “pasta físico-psíquica”. Tenemos que abrirnos a una visión científica del Cuerpo Energético. Con la TNDR se abre una puerta al estudio e investigación de la influencia del cuerpo físico en el energético y viceversa. Al poner en movimiento el Cuerpo Energético nos hacemos consciente del mismo y, por lo tanto, tenderemos equilibrar lo físico y lo psíquico.

Con la meditación en movimiento, al hacer consciente el cuerpo energético en movimiento exploramos y sacamos hacia fuera las necesidades originales de cada individuo

¿En qué consiste esta nueva Técnica denominada Consciencia del Cuerpo Energético en Movimiento, CCEM?

El CCEM es una sucesión de movimientos suaves, continuos, lentos, involuntarios y conscientes; muy agradables y placenteros.

Mientras que se realizan estos movimientos la mente ocupa un segundo plano, son el cuerpo y el movimiento los protagonistas, donde pondremos la atención.

Arrinconando el pensamiento, dejamos que el cuerpo nos indique cómo tenemos que movernos, consiguiendo un espacio de Meditación en Movimiento.

Cuando la atención está centrada en el cuerpo en movimiento descubrimos que es el propio cuerpo quien decide qué diferentes movimientos ir realizando. Surge el equilibrio que nace del vientre, del centro de consciencia de la gran esfera del vientre (lo que se denomina Hara en la culturas orientales) Es la mente la que irá por detrás del movimiento, atestiguando cada instante de movimiento que se va produciendo.

 

Veamos esto con un ejemplo, en el día a día cuando pasamos de una posición a otra es frecuente que nuestra mente sólo registre dos instantes, siendo consciente del estar sentado y del de estar levantado. Sólo dos imágenes en la mente, dos fotografías, dos Instantes de Consciencia. Nuestra atención no consigue captar todas las fotografías: fotograma a fotograma que se pueden realizar en la secuencia de movimiento de estar sentado a llegar a estar de pie.

 

Con el CCEM el intento es captar todos los instantes de movimiento que se producen, poniendo la atención en el movimiento. Por ello es importante que los movimientos sean lentos, suaves, involuntarios y continuos, dándonos suficiente tiempo para poder hacerlos conscientes.

Sin ritmos que marquen el movimiento

Los movimientos que te invitamos a descubrir y realizar están determinados por tu Centro Vital, que es el que toma el mando y es quien los dirige. El ritmo no viene de fuera con la música, ni es la mente la que lo ordena, porque si así fuera se te impondrían condiciones, cadencias y estructuras concretas al movimiento. Sin embargo, lo que surge es un pulso desde tu propio equilibrio, un orden natural. Cuando realizas esta técnica de meditación en movimiento no se piensa en nada y a la vez te estás moviendo, pues quien dirige este movimiento es tu Centro Vital.

El CCEM, la Consciencia del Cuerpo Energético en movimiento no es un baile, tampoco una danza. Aunque requiere de movimientos lentos y muy conscientes, sin embargo toda la atención está puesta en los propios movimientos, evitando todo tipo movimientos conocidos: posturas, ejercicios, ritmos,… y todo esto lo hacemos sin dejarnos llevar por la música. Como cuando un gato está al acecho, para que la atención vaya sólo al movimiento y no al pensamiento. Por ello, es una meditación en movimiento.

 

En el CCEM, en lugar de partir de una base mental de movimientos aprendidos y memorizados, partimos de una base vital: todo movimiento es válido y perfecto, brota por sí mismo de la sabiduría de nuestro cuerpo.  Cada movimiento nos lleva a las posiciones que más necesitamos, por ello decimos que son diferentes para cada persona. Al parar la mente permitimos que sea nuestra fuerza vital la que dirija, sin dejarnos llevar por pautas o límites adquiridos.

Beneficios de meditar en movimiento

con el CEMM

Con esta técnica de meditación en movimiento TNDR se combinan estiramientos de todas las partes del cuerpo con movimientos  continuos,  sencillos, suaves y muy agradables. Logramos movilizar todas las articulaciones del cuerpo.

Es como si realizáramos una especie de escáner a las articulaciones, músculos, huesos,  es decir,  al cuerpo en general. Al poner la atención en ellos generamos un proceso de autocuración. En muy poco tiempo se origina un aumento de la  flexibilidad y observamos un desbloqueo de articulaciones, así como una placentera sensación de tranquilidad y paz interior.

El cuerpo se equilibra de forma natural. Poco a poco el cuerpo incorpora aquellos movimientos que necesita para encontrar su equilibrio natural.

Si se deja al cuerpo actuar, al terminar la sesión de Danza te encuentras tranquilo, descansado a pesar de haber estado moviéndote durante un tiempo más o menos largo.

¿Cómo y quién puede practicarla?

El CEMM TNDR es muy fácil de aprender. En tan sólo 3 ó 4 sesiones llegarás a conocer la técnica de meditación en movimiento suficientemente como para sacarle el mayor partido. Desde la primera sesión comenzarás a sentir beneficios.

Se puede realizar en cualquier espacio. Incluso en una habitación que disponga de un metro cuadrado por persona ya sería posible. Los espacios ventilados y abiertos como el bosque, la playa, un parque… es otra hermosa posibilidad.

Como cualquier técnica de meditación puedes practicarla en soledad. Aunque vivenciarla en grupo tiene un encanto especial, es una maravilla, tiene un encanto especial

.

Al ser agradable de realizar, no suponiendo ningún esfuerzo puede ser practicada por quienquiera. Aquí  no importa la edad ni la condición física que tengas, es más están incluidos en su realización cualquier persona otras capacidades físicos, psíquicos y sensoriales.

Como ya hemos comentado no hay ritmos determinantes, el cuerpo se mueve sin pensamientos que determinen cual es el movimiento siguiente. Por lo general, a lo largo del día, pasan por nuestra mente infinidad de pensamientos que nos impiden darnos cuenta del instante de movimiento en que estamos. Con el CCEM TNDR dejamos la mente en segundo plano y ponemos la atención en el movimiento, centrados en el instante justo en que nos movemos, instante a instante, hasta llegar a la total quietud dentro del movimiento.

Esta práctica tiene la ventaja de resultar muy fácil de aprender y llevar a cabo. Los occidentales estamos acostumbrados a vivir en movimiento, y el CCEM es una meditación muy apropiada para calmar la mente, eliminar bloqueos energéticos, armonizar el cuerpo y conectar con el inconsciente.... Las posturas de meditación estáticas (como la meditación en loto) nos resultan muy dificultosas y con gran frecuencia lesivas por nuestra falta de flexibilidad. Con la práctica de la meditación en movimiento CEEM mejorarás tu flexibilidad, a tu ritmo, desde tus necesidades.

A modo de comparación,

considero que la Meditación en Movimiento ( CCEM) y la meditación estática (por ejemplo el Zen) son mujer  y hombre, yin y yan.

Lo que quiere decir que ambas son necesarias y deben combinarse.

Es curioso observar que cuando aparece la mente, las secuencias de movimientos se hacen rutinarias, tensas, repetidas y la persona en si se cansa, haciéndose interminable la sesión.

Otra cosa curiosa por observar es la capacidad de movimientos, estabilidad y equilibrios que busca el cuerpo si se le deja actuar, en cuanto aparece el pensamiento, el equilibrio se rompe.

¿Quieres descubrir

cómo es una sesión?

No trates de imitarlo

tan sólo déjate llevar

por los movimientos

Pronto compartiremos contigo el libro:

MEDITACIÓN EN MOVIMIENTO

CEEM

CONSCIENCIA DEL CUERPO ENERGÉTICO EN MOVIMIENTO